martes, 6 de junio de 2017

Leyenda de San Miguel

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo, cuando San Miguel era un pueblo pequeño, en los lavaderos públicos del chorro por las noches, acudía un extraño ser , sin embargo, guardaba dentro de sí una pena que la aqueja por muchos miles de años.

Quienes pasaban por ahí ya entrada la noche y como en San Miguel no habia alumbrado publico, al momento justo en que los seres malignos hacen acto de presencia, miraban que una mujer vestida de blanco se encontraba lavando ropa, atraídos por su figura femenina, los hombres se acercaban para conversar con ella y tratar de conquistarla, pero no sabían que una sorpresa horrible les esperaba detrás de aquella mujer.

Difícilmente conseguían mirarle el rostro, pues lo cubría con un velo igualmente blanco como su vestido, aquellos que lograban mirarla aseguraban que su rostro era el de un caballo o yegua , lo que provocaba el pánico para quien contemplaba tan terrorífica imagen, otros más, salían huyendo cuando esta mujer lanzaba su alarido de dolor: “AAAAYYYY MIS HIJOS” , pues hasta entonces caían en la cuenta de que se trataba de “La Llorona”, la misma que se manifiesta por todo el país, y de la que se suponen varios orígenes, entre ellos que era una joven enamorada que había muerto en vísperas de la boda y traía al novio la corona de rosas blancas que nunca utilizó o que era una mujer que ahogó a sus hijos y por la noche los busca a lo largo de los riachuelos o sitios en donde corra agua, exhalando prolongados lamentos.

Sea como fuere, lo cierto es que se manifestaba con su lamento de horror en estos lavaderos de la ciudad , actualmente ya no se escuchan sus alaridos de tristeza, pero quizá se encuentre aun penando en busca de algo que sane su dolor . 

Así que si por alguna razón tienes que pasar por los lavaderos a altas horas de la noche, toma tus precauciones, pues puede ser que también te sientas atraído por una mujer de blanco o que ella intente susurrarte al oído su lamento de dolor... ¡no voltees y pasa de largo!.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta pagina!