viernes, 15 de junio de 2018

▷La verdadera historia de Jack O'Lantern: la leyenda irlandesa que dio origen a la popular calabaza de Halloween



Foto: Pixabay

Se acerca Halloween y miles de personas lo celebran poniendo una lámpara hecha con una calabaza a la puerta de su casa. Pocos, sin embargo, saben que esta simpática tradición se remonta a la Irlanda del siglo XVII, a la fatídica noche en la que un herrero llamado Jack quiso engañar al diablo y perdió.

La leyenda de Stingy Jack se pierde en las profundidades del folklore celta. De hecho, la propia fiesta de Halloween (una contracción de la expresión All Hallows’ Evening o víspera de todos los santos) ya se celebraba mucho antes de que llegara la tradición de tallar caras siniestras en calabazas. Halloween es uno de los tres días de fiesta con los que la iglesia trató de cristianizar la celebración pagana del Samhain.
La noche del Samhain, las barreras entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos se vuelven más finas y los espíritus caminan por la Tierra. Una de las formas en la que estas almas de los difuntos se manifiestan es en forma de pequeñas llamas que pueden verse al anochecer en lugares como pantanos y cementerios. Hoy sabemos que esas llamitas azuladas se deben a pequeñas nubes de gas procedentes de materia en putrefacción que arden brevemente al oxidarse, pero en el Siglo XVII, los fuegos fatuos se llamaban Will O’Wisps o Jack O’ Lanterns, e inspiraban tanto temor como leyendas. Una de estas leyendas cuenta precisamente el terrible destino de un hombre llamado Stingy Jack.

El herrero que se burló del diablo



Ilustración: The Stranger Bookshelf

Stingy Jack era un herrero (según otras versiones era un simple ladrón) que una noche salió a beber con el mismísimo diablo. Después de muchos tragos, el tacaño de Jack no quería pagar la cuenta, así que convenció al diablo para que se convirtiera en moneda. El diablo así lo hizo, pero Jack se guardó la moneda en el bolsillo junto a una cruz de plata que impidió al diablo recuperar su forma original. Tras usar la moneda varias veces, Jack dejó ir al diablo con la promesa de que no se llevaría su alma al infierno.
En otras versiones de la historia, Jack convence al diablo para que se suba a un árbol a recoger unas manzanas. Cuando el diablo las hace caer, Jack dibuja una cruz en el tronco del árbol para impedirle bajar y se lleva la fruta. De nuevo, el herrero deja ir a Belcebú tras hacerle prometer que no se lo llevará al infierno.
Cuando Jack murió, San Pedró le negó la entrada al cielo por sus muchos pecados. El alma de Jack viajó entonces al infierno pero el diablo, fiel a su promesa, también se negó a dejarle entrar, condenándole a vagar por el mundo para toda la eternidad. Cuando Jack, aterrado, se quejó de que no podía encontrar el camino en la oscuridad, el diablo le arrojó un ascua del infierno para que se iluminara. El ascua quemaba, así que Stingy Jack talló un nabo que llevaba consigo y metió el ascua dentro. Desde entonces su espíritu atormentado vaga por la tierra como Jack O’ Lantern, Jack el de la linterna.

Del nabo a la calabaza



Dos Jack O’ Lanterns tradicionales en un nabo y una remolacha. Foto: Wikipedia

En el siglo XVII, los irlandeses y escoceses celebraban halloween encendiendo pequeñas lámparas en las entradas a sus casas para que ahuyentaran a los malos espíritus y a las almas perdidas como la de Stingy Jack. En las zonas rurales tallaban nabos, remolachas o patatas con caras siniestras y metían una pequeña vela en su interior.
La costumbre de tallar calabazas no llegó a Estados Unidos hasta el siglo XIX de la mano de varias oleadas de colonos irlandeses. Sin embargo, no está claro cómo se pasó de los nabos a las calabazas. Probablemente fueran más abundantes en Estados Unidos y más fáciles de tallar. El relato de 1820 Sleepy Hollow escrito por Washington Irving ya hacía referencia a una calabaza como señal característica del jinete sin cabeza. Con todo, la primera referencia no literaria a las calabazas de Halloween data de 1834. Desde entonces la tradición no solo no ha cesado, sino que se ha extendido a todo el mundo.

viernes, 8 de junio de 2018

▷Jack, el Linterna.



Dicen por ahí que el diablo se enteró que en la Tierra había un hombre con el alma negra y decidió que era tiempo de conocerlo, así que se puso el traje de un humano y lo fue a encontrar. Para comprobar los rumores que giraban alrededor del hombre, el diablo se hizo pasar por su amigo hasta que le confesó su verdadera identidad y le dijo que se lo llevaría a pagar por sus pecados. Ante la sorpresa, Jack le pidió que como último deseo le concediera más tragos; él aceptó. Llegó la hora de irse y había que pagar, pero ninguno de los dos tenía efectivo, así que Jack retó al diablo para convertirse en moneda y pagar lo que habían consumido. Lo hizo, pero Jack no pagó con él, lo puso en su bolsillo al lado de un crucifijo que cargaba y le advirtió que no lo sacaría a menos de que lo dejara de molestar por un año más.

El tiempo pasó y santanas regresó, pero Jack de nuevo le pidió su última voluntad: conseguir una manzana situada en lo alto de un árbol como última cena; él aceptó y cuando subió al árbol, Jack talló en él una cruz y para dejarlo bajar le pidió que no lo molestara por 10 años más. Lucifer cumplió, pero ese hombre murió esperándolo, y cuando llegó al cielo no lo dejaron entrar y su segunda opción era el infierno, pero ahí tampoco lo dejaban pasar por el trato que tenía con el dueño de esos lugares. Fue entonces cuando Satanás decidió sentenciarlo a deambular por el mundo con un nabo hueco de carbón ardiendo, como única luz para guiarlo (dicen que de ahí nace la tradición de las calabazas como lámparas).

Se trataba de Jack O´Lantern, dice la leyenda que confirma que en la noche de brujas anda por las calles pidiendo Truco o Trato; todos sugieren que aceptes el trato, sin importar lo que sea, porque el truco sería aceptar una maldición... (Dicen también, que las calabazas con caras horrorosas se utilizaban para espantar a Jack y cualquier ente peligroso).

viernes, 1 de junio de 2018

▷El planeta x o Nibiru

nibiru-planetax-x-planeta-nasa-efectos

¿Porque los gobiernos ocultan los efectos nefastos del planeta x (nibiru) sobre la tierra?

Las lluvias inusuales, las temperaturas frías del invierno y las heladas severas en un lado del globo y las temperaturas anormales del verano por encima de los 30 grados en el otro lado del planeta reflejan los efectos del cambio climático que podrían afectar a gran parte del planeta. El concepto de que todos los fenómenos meteorológicos esperados, que deberían tener lugar de forma normal, ya no es válido. Hay que recordar que hace cinco años las Naciones Unidas advirtieron que la humanidad estaba entrando en una “era de eventos climáticos extremos”.
Los efectos del cambio climático, están desencadenando fenómenos meteorológicos extremos (anómalos) que se están produciendo a escala mundial, la humanidad se enfrenta a tiempos difíciles. Los eventos que están ocurriendo son las primeras señales de tribulación que ocurrirán en este planeta, como el hecho de que la Tierra ha entrado en la órbita del Sistema Estelar Binario del Planeta X.
Los principales medios de comunicación e instituciones científicas están trabajando arduamente para impedir que el público vea el “panorama general de la situación” de una sola vez, por lo que están constantemente suprimiendo datos y pruebas científicas valiosas para probar la existencia de un sistema interestelar de planetas en órbita con nuestro sistema solar.
Los científicos militares y la NASA ya han calculado la próxima alineación del Planeta X, que con sus efectos gravitacionales, está causando una serie de fuertes terremotos a escala global, moviendo el Anillo de Fuego, y por lo tanto moviendo las placas tectónicas. Esto sólo causará otro terremoto, tan fuerte que podrá alterar a California con el riesgo de hundirla en el océano. Pero esperemos que esto no suceda.
“Las cosas sólo empeorarán de ahora en adelante” – comentó el ex experto de la NASA Dr. Brassard, “porque un segundo Sol está viniendo con sus siete planetas en órbita. Llámalo por el nombre que queramos (Planeta XNibiru, Hercólobus, Absinthe), es seguro que su llegada ha sido esperada. El segundo Sol es una décima parte del tamaño de nuestro Sol, pero uno de los planetas que lleva consigo en órbita es cuatro veces más grande que Júpiter (la Kachina Azul esperada por los indios Hopi). Según la Sra. Brassard, las cosas han empeorado en los últimos años. “Los planetas tienen órbitas que perturban la rotación de la Tierra -comenta Brassard- como para disminuir el campo magnético y en un período a partir de noviembre de 2016, habrá momentos peores que los de hoy. Hoy somos testigos de cientos de terremotos, inundaciones y caídas de meteoritos! Los rastros químicos (chemtrails) rociados por aviones comerciales y militares, cuyas sustancias químicas nos envenenan todos los días, es un intento desesperado de encubrir este “segundo sistema solar”, que causará (y ya lo está haciendo) grandes problemas a nuestro planeta.

La influencia del Gran Desorganizador

Durante años, los expertos han advertido que con el acercamiento del Planeta X(Nibiru), que algunos también llaman “el gran Perturbador”, precisamente porque con sus efectos gravitatorios, crea anomalías en otros planetas, pero también empuja escombros, cometas, asteroides y medidores hacia los planetas internos del sistema solar. No es casualidad que todo esto esté sucediendo, ya que el aumento en el número de ventiscas de fuego que bombardean continuamente la superficie de la Tierra, por no hablar de las perturbaciones electromagnéticas aleatorias y como dijimos anteriormente, los eventos climáticos extremos….
Aunque la comunidad científica repite constantemente el mismo mensaje: “todo está bajo control, no te preocupes y… sé feliz”, la realidad es muy diferente. La órbita altamente irregular del Planeta X regresa periódicamente al sistema solar, pero cíclicamente cada 3657 años, donde cruza la órbita de la Tierra, provocando caos y destrucción. Y a pesar de los esfuerzos por desacreditar a los que afirman esta realidad sobre el gran disruptor, la realidad es que el Planeta X es conocido por la “élite global” o aquellos en posiciones de poder. Desafortunadamente, en este momento, todo lo que tiene que ver con Nibiru-Planet X – es un secreto bien guardado y “prohibido” para el resto de la humanidad, que ha caído en la oscuridad y la ignorancia creadas por el sistema de Poder Iluminado de CABAL, que hasta el día de hoy (y continúan haciéndolo) para aplicar el programa de manipulación social, manteniendo a esta Humanidad anclada en la Edad Media. Pero ahora el tiempo ha expirado!
El Dr. Marshall Masters fue entrevistado hace algún tiempo por George Noory en Coast to Coast, donde comparte su creencia y evidencia que muestra pistas de que el Planeta X Nibiru está continuando su camino hacia nuestro sistema solar, por lo tanto más cerca de la Tierra, donde está comenzando a tener sus efectos a nivel meteorológico y geológico. Marshall Masters es un ex periodista científico de CNN, productor, escritor independiente y analista de televisión.
“Algo grande se está acercando -comenta Marshall Masters- y no es sólo un planeta, pero creo que es un mini sistema solar con un Sol, una enana marrón en el medio, que es casi el doble de grande que Júpiter y está justo fuera de nuestro sistema solar pero acercándose. Uno de los objetos en órbita exterior, Dark Star y Nibiru ha sido observado y apodado “Altramuz Azul” o Bluebonnet. Nibiru pronto será visible en el plano de la eclíptica del Sol y no en el horizonte de la Tierra.
A continuación se muestra un vídeo sobre el informe detallado de los eventos de la Tierra y el clima actual (eventos naturales y artificiales) que ocurren a escala mundial.

▷El espíritu tiene hambre de niño

Cumbres insalubres e inmorales, pequeñas ciudades amuralladas en el México de las 20 centurias. Son las casas de patio en las que las familias rentaban viviendas asentadas todas en un hacinamiento. El Geras vivía aquí en el numero 20 de la calle Juárez tras una puerta enmarcada en cantera. La entrada era engañosa porque tras una gran Pasillo, siempre obscuro; sin importar la hora del día, se revelaba el patio rectangular y amplio, alrededor había casas de igual número en la planta baja como en el segundo piso, una pileta al centro del patio donde los vecinos se abastecían de agua, los lavaderos a un costado y sus mujeres ocupadas con la ropa, al fondo se encontraban los sanitarios comunales y cientos de cordones como tendederos secando la ropa al sol, y niños, niños por todos lados.


¡Gerardo!- su mama desde la cocina del interior no.12. El Geras pretendió no escucharla y siguió apurado haciendo la tarea. ¡Muchacho del demonio, que no me escuchas que te estoy hablando!- le gritó su madre azotando la puerta de su cuarto

- ¡Que te vayas por las tortillas, por que tu papá ya se tiene que ir a trabajar y aún no termino de hacerle su comidita!

- Pero ahí está mis hermanos sin hacer nada, diles a ellos - respondó el niño, evitando a toda costa salir por las tortillas.

- A ver chamaco del demonio, que vayas por las tortillas - y levantó su mama de los cabellos llevándolo a la cocina, ahí le da el dinero y una servilleta tejida para las tortillas. - Y apúrate que tu papá casi sale de bañarse.


El pobre niño salió llorando por los maltratos de una madre de una familia mal planeada. Ella fue señora sin quererlo y su marido tuvo que casarse al enterarse del embarazo y peor fue miedo cuando al dar a luz salieron gemelos… si los gemelos nunca fueron planeados, menos lo fue Gerardo, que nació cuatro años más tarde.


Una vez en el patio, olvidó todos los maltratos, corrió por todos lados sorteando las minas explosivas que colgaban por doquier, se cuidaba en especial de la ropa blanca por que, como todos los niños de la vecindad saben, son mortales y a penas tocas una prenda no hay cosa que te salve de la dueña lavandera quien te persigue con azotes y además pierdes un turno en el juego.


El pasillo era el problema, “El túnel del tiempo” le llamaban los niños del lugar. Siempre obscuro, a no ser de los hilos de luz que se colaban por la puerta de metal. Todos los niños pasaban corriendo cuando en pella cruzaban a la salida, todos alguna vez habían escuchado algo raro cuando entraban o salían solos por él, pero El Geras era el único que sentía que lo jalaban. ¡Ya gueyes ¡ - les gritaba el Geras en lo obscuro cuando al cruzar el pasillo algo le tocaba el cabello, pero ninguno de los niños sería tan cruel como para jugar con esas cosas dentro del túnel del tiempo. Se rumoraba que hace años uno de los vecinos del lugar había llegado tarde a su casa y su esposa, al notar que llegaba ebrio, lo había dejado fuera de la casa. El borrachito no tuvo otra que resguardarse de las mordidas del viento de diciembre en el pasillo para pasar la noche y en la mañana sólo encontraron su abrigo junto con la botella vacía para nunca saber más de él. Otra leyenda corría diciendo que hace ya bastante tiempo una familia había extraviado a su hija de 8 años una noche que salio a la tienda y que nunca regresó, su papá fue arrestado como el principal sospechoso de la investigación que no llegaba a ningún lado y de la madre ya no se supo.

Al llegar al pasillo, el niño se detiene y lo mira atentamente, junta valor y avanza despacito, paso a paso, nervioso y volteando a todos lados en espera que algo suceda para salir corriendo, pero no sucede nada, sale de la vecindad y va rumbo a la tienda.

-Mira nada más que hora es y este chamaco mugroso que no llega con las tortillas, pero a horita te caliento unos bolillitos de ayer y te sirvo tu sopa - Le dijo a su esposo mientras de la alacena sacaba el pan ya duro y lo partía para calentarlo con mantequilla.


-No Gertrudis, ya déjalo que me tengo que ir. Mejor ponme algo para llevar y almorzar en el trabajo respondió el marido levantándose de la mesa para ir al cuarto a y alistarse para salir.


¡Un almuerzo!... todo mi trabajo de la mañana para darle un maldito almuerzo, se recriminò Gertrudis, mientras enfocaba su ira en su mandil azotándolo sobre la mesa de la cocina y así la madre de tres se apuró a preparar el almuerzo para llevar.

Gertrudis pensaba que la única manera de retener a su esposo era a través la comida, ella creía que manteniéndolo contento, su marido siempre regresaría a casa sin importar cuantos amoríos podía tener, la madre de tres se sentía orgullosa por que era ella, su esposa, quien lo alimentaba y lo mantenía contento.

Gerardo a penas venía de regreso de la tortillería, abrió la puerta de la vecindad y entró sin cuidado, venía perdido en sus pensamientos, con las tortillas en una mano y en la otra las monedas de cambio. Caminaba con la mirada abajo y contaba los pasos que había desde la puerta del pasillo hasta su fin en la entrada del patio, cuando a la mitad del corredor siente una brisa helada que le sopló en el cuello, Gerardo se detuvo y se estremeció cuando una mano fría le sujetó por la espalda, parecía que la mano iba más allá de su carne, sentió como el frío le traspasaba la nuca y le tomaban de la garganta para callar sus gritos. El niño con desesperación respiraba agitadamente, tensó su garganta buscando pasar saliva. ¡Mamá!... ¡Mamá!... Balbuceaba como queriendo buscar ayuda. Aprietó los puños con fuerza hasta que sintió que las monedas le lastimaban la mano. El niño quiso moverse, quiso soltarse de la fría mano que le quitaba el aire, pero el tiempo se detuvo y sus brazos se inmovilizaron a medio camino. Poco a poco se le fueron cerrando los ojos a causa de la falta de oxígeno, el cuerpo se le fue apagando y también su voluntad. Parpadeó un par de veces y vio, a penas borrosa, la salida al patio a unos metros, sollozó e intentó caminar, las piernas se le vencían con cada paso fallido, pero con coraje y lágrimas en los ojos arrastró los pies, gritó valiente y con mucha dificultad logró soltarse saliendo de las tinieblas a tropiezos mientras las monedas y las tortillas rodaron por el suelo.


Jadeando y sollozando yace en el suelo mirando hacia sol, después de recuperarse se hincó y buscó las tortillas en el patio. ¡Maldición!...- Se reclamó por lo bajo, volvió la vista a lo obscuro para confirmar sus sospechas, las servilleta apenas se asoma por la por la sombra del pasillo y de la monedas ni hablar, esas sí se habían perdido. Desde su lugar en el patio miró fijamente en la obscuridad buscando una razón para no ir por las tortillas, pero sabe que si no llega con ellas su castigo será peor en su casa. Respiró profundamente y así lo volvió a hacer hasta que sostuvo la respiración y se zambulló en su miedo a recuperar las tortillas. Llegó corriendo y se detuvo al filo de la sombra proyectada en el concreto, se hincó y, concentrado en substraer las tortillas de lo negro del pasillo, estiró la mano tomando la servilleta firmemente para que no caigan al suelo. Cuando alzó la mirada, vio una mano que va apareciendo e intentó tomar la suya, una descarga de miedo hace que reaccione y retiró las tortillas antes de que la mano gris y huesuda lo pudiera tocar...

viernes, 25 de mayo de 2018

▷Privación sensorial

Privación sensorial

Durante dos días enteros me aislé en la total oscuridad sin ningún tipo de compañía más que la de mis propios pensamientos. Entre el 22 y 24 de agosto fui un prisionero del Infierno, y jamás olvidaré lo que sucedió en ese tanque.

[​IMG] 

Aproximadamente un año antes a este evento, conocí a un sujeto al que de aquí en adelante referiré como “X”. X era mi mejor amigo. Durante toda la adolescencia me resultó muy complicado hacer amigos. Entonces, cuando lo conocí en el primer semestre de la universidad, me emocioné bastante por tener la compañía de alguien con quien disfrutar. Compartíamos un sentido del humor levemente ofensivo (en ocasiones íbamos un poco más allá), nos gustaban los mismos juegos y, en general, teníamos los mismos intereses. X era como yo. Nunca se le había dado eso de hacer grandes amistades, por lo que creo que ambos estábamos felices de tener compañía.

Mientras nuestra amistad se desenvolvía, me invitó a ir a su casa. Para mi sorpresa, aparentemente era el heredero de una gran fortuna. Yo sabía que no tenía problemas de dinero desde que lo vi conduciendo un Nissan GT-R, pero jamás había dimensionado su nivel de riqueza. Su apartamento tenía al menos 8 mil metros cuadrados. Ocupaba un nivel entero del edificio. Las habitaciones estaban equipadas con la tecnología más avanzada y guardarropas repletos de los atuendos más sensacionales que puedas imaginar. Fue en esa época que creí que me había sacado un premio con mi mejor amigo.

Mientras transcurrían las clases en la universidad, empecé a notar que había algo extraño en X. Hubo una época, casi al terminar el semestre, en la que actuaba de forma graciosa. Una noche fui a dormir a su casa y me preguntó si creía en demonios. Le dije que no estaba muy seguro si creía o no, pero me di cuenta que a X no le importaba mucho lo que yo pensara. Entonces me contó que a veces los veía mientras dormía. Me dijo que eso lo aterrorizaba. Básicamente intenté que dejara de creer en eso y que volviera a la realidad. Le dije que probablemente eran pesadillas, y sabiendo lo mucho que habíamos estudiado en los últimos meses, no era de extrañar que estuviera viendo cosas raras.

Durante las últimas semanas en la universidad casi no hablamos, por motivos de exámenes y un montón de cosas más. Sin embargo, me invitó a visitar su casa a mediados de agosto, y fue entonces que conocí su nueva adquisición. Había un enorme tanque negro en medio de la sala de estar. No sabía qué diablos pensar. Bromeando, le pregunté si había empezado con las sesiones de bronceado artificial. Entonces X me explicó que se trataba de un tanque de privación sensorial. Para aquellos que no saben de qué se trata, básicamente es un tanque enorme lleno de agua salada que absorbe cualquier sonido y luz, donde quedas flotando de espaldas observando una oscuridad total. Eso provoca que pierdas todos tus sentidos.

[​IMG] 

Pero no habló más sobre el tema. Simplemente lo ignoró e intentó cambiar la conversación. Después empezamos a hacer lo que normalmente hacíamos: jugar Mortal Kombat y beber cerveza. Sin embargo, aquella noche bebí más de la cuenta. De hecho, no recuerdo casi nada. Solo recuerdo lo que sucedió cuando desperté.

Esa noche tuve un sueño donde estaba atrapado dentro de un iceberg. No podía respirar. Desperté en pánico. Estaba flotando en agua. Mi cuerpo debió haberse girado mientras dormía y me estaba ahogando sin querer. Estaba atrapado en una oscuridad total. Rápidamente me di cuenta que había hecho algo realmente estúpido la noche anterior, llamé a X para que me sacara de allí. No recibí respuesta. Tras lo que pareció una hora de gritos y golpes en la tapa del tanque, pensé que quizá aún seguía desmayado en el sofá. Mi cuerpo estaba en un total estado de pánico. Podía escuchar los latidos de mi corazón haciendo eco en el tanque. Intenté calmar los nervios y relajarme.

Tras lo que pareció una eternidad, mis dedos empezaron a arrugarse como pasas, y la piel me empezó a doler. Fue más o menos en ese momento que escuché los pasos chirriantes en el suelo de madera.

“Oye X, sácame de aquí. Creo que festejamos demasiado anoche”. Aún bromeando, hablé bastante fuerte.

“Discúlpame, pero esta es la única forma en que puedo probarte que no estoy loco. Te voy a mostrar los demonios”, me dijo.

Fue entonces que supe que estaba sumamente jodido.

Empecé a golpear la tapa, esperando que se rompiera de alguna forma milagrosa. Flotar en el agua salada me cansaba bastante, así que lo único que hice fue desperdiciar energías.

“Podrás verlos dentro de poco”, me dijo. Y parecía que estaba del otro lado de la sala.

Eventualmente gasté toda mi energía y me quedé mirando el abismo en la oscuridad. Empecé observando formas en mi visión periférica. Me pareció escuchar voces provenientes del fondo del tanque. Temblaba a causa de la ansiedad, pero sabía que si me rendía ante el miedo me volvería loco. Llegó un momento en que no sabía si estaba despierto o soñando. ¿Y si aún estaba borracho? Intenté golpearme el rostro para despertar, pero rápido me di cuenta que esa era mi sombría realidad.

Todo ese silencio y calma resultaban amenazadores. Podía escuchar ruidos bajo el agua, los latidos de mi corazón y algo que parecían susurros. Fue entonces que empecé a ver el rostro. Empezó como moscas volantes, imposible de distinguir, pero allí estaba. Según lo que pude ver, su tono de piel oscilaba entre el naranja y el blanco. Tenía ojos enormes, completamente blancos y una sonrisa gigantesca. No salía de mi vista. Intenté parpadear repetidas veces pero seguía allí, sin importar si tenía los ojos abiertos o cerrados. En ese momento ya había perdido completamente la noción del tiempo. El día y la noche eran algo del pasado. Intenté con toda mi fuerza de voluntad conservar mi noción del tiempo, pero debí haberme perdido en torno a la tercera hora.

[​IMG] 

El rostro empezó a hacer ruido. Casi como el siseo de una serpiente. Y seguía y seguía. Cada siseo era más fuerte que el anterior. Empezó a hacerse cada vez más agresivo. Me gritaba, observando directamente en mi alma. Sentí como si algo estuviera debajo de mí. Observándome desde el fondo del tanque. No era más que una pesadilla. Le pedía a Dios que no fuera más que una pesadilla. Tenía tanta hambre.

Entonces escuché un ruido. Era muy diferente. Venía de fuera del tanque. Escuché el chirrido de una puerta y pasos en el suelo de madera. Después un grito. Un grito de mujer. No pude comprender las palabras, pero sabía que era algo muy malo. Empecé a golpear con fuerza la tapa del tanque, con la esperanza de que me escuchara. Su llanto se detuvo y escuché cuando se acercaba en mi dirección. Una ola de alivio me recorrió el cuerpo. Hasta entonces, creía que moriría allí dentro. Algo pesado fue retirado de la parte superior del tanque y la luz brilló.

Todo parecía tan difícil de entender. La mujer me retiró del agua. No podía ver nada, pero alcancé a notar que ella estaba cubierta de rojo. Posó mi cuerpo helado y tembloroso en el piso, y me dijo que una ambulancia llegaría dentro de poco. Recuerdo que simplemente me quedé allí, acostado, mientras mis ojos se acostumbraban lentamente a la claridad. Pude ver más rojo. Y una breve mancha de naranja y blanco. Había alguien más en el suelo junto a mí.

Era X. Se había cortado la garganta y la sangre se había extendido por todo el piso de la sala. El cuchillo aún estaba en su mano. Cuando mi visión finalmente volvió a la normalidad, pude ver lo que estaba en las paredes.

Era el rostro. ¿LO VISTE? ¿VISTE AL DEMONIO? ¿LO ESTÁS VIENDO AHORA? ¿LO VES? Eran frases escritas en todas las paredes.

[​IMG] 

Tras una semana en el hospital, supe que la mujer que me rescató era la tía de X. Me contó que los padres de X habían muerto y que todo su dinero le había quedado a él. Me dijo que estaba eternamente agradecida conmigo por procurar ser amigo de X. Aparentemente, era una ser bastante perturbado por la muerte de sus padres y se rehusaba a tomar el medicamento que lo ayudaría a superar su luto traumático.

Aún puedo ver el rostro. Todo el tiempo. Cuando parpadeo. Cuando duermo. Solo quiero que se vaya.

Loco o no, X tenía razón. Vi al demonio, y su rostro es naranja y blanco.

viernes, 18 de mayo de 2018

▷Una noche cualquiera en el centro

Esto sucedió hace ya algunos años, fácil hace unos diez años aproximadamente, pero lo recuerdo bastante bien. 

El escenario: el zócalo del D.F. en aquella ocasión había un festival o algo parecido de rock en el zócalo, era un evento algo grande, muchos grupos y tal, toda la banda que iba al evento estaba muy en ropa negra con sus camisas de grupos, chamarras de piel con estoperoles, peinados variados desde el punk hasta rapados. En esa ocasión había ido de visita con mi entonces novio, porque todavía no vivía en el D.F. Y después de una tarde-noche de andar en la zona rosa, nos regresamos al hotel (situado en C. Rep. Uruguay) nosotros veníamos de Madero y era la onda poder ir de la mano por la calle, ya saben en provincia dos hombres de la mano equivale a conjurar a la Santa inquisición, en fin, nosotros íbamos muy en plan de novios tiernos, cuando al llegar al zócalo vimos el evento y rodeamos el zócalo para bajar por Pino Suárez hacia Rep. Uruguay, y a mí para variar me dio hambre y lo más a la mano era un 7/11, en eso sentí una mirada bastante pesada, una mirada que me hizo buscar el origen, mire alrededor y vi un grupo de jóvenes todos de negro, y en medio el que parecía como el líder, un chico alto delgado que estaba parado mirando hacia nosotros, al principio interpreté su mirada como homofobia, ya que iba de la mano con mi chico, lo solté enseguida como reflejo pero mi chico me tomó de la mano, ellos iban rumbo al zócalo y nosotros rumbo a Rep. Uruguay, hicimos la parada obligatoria en el seven. Cuando estábamos pagando entraron estos chicos, debo confesar que me dio un poco de miedo, no sé que sentí o pensé pero me dieron miedo, además ¿no se supone que ya iban al zócalo? Quizás fueron a comprar alcohol, si quizás eso era. Con ese pensamiento me consolé. 

Salimos del Seven rumbo al Rep. Uruguay y de repente al voltear vi que venían detrás de nosotros, eso sí ya me dio miedito porque pensé que nos querían golpear o asaltar, quizás porque nos veían de provincia, quizás por putos, no sé que tanto pensé. Le apreté la mano a mi novio y le dije que nos seguían, él al voltear no vio a nadie, y yo tampoco, al volver la vista hacia adelante ahí estaba el chico alto delgado, pasamos junto a él y le dije a mi novio que cruzáramos la calle, así lo hicimos y nos detuvimos un momento, volteé hacia atrás y hacia adelante y no vi a este chico - uff ya se fué - pensé con alivio, le dije de todas maneras a mi novio que camináramos rumbo al zócalo, que para curiosear, la verdad es que ya estaba medio paranoico y mi novio me abrazaba y me decía que no veía nada de lo que le decía, un par de pasos adelante volví a ver a este chico, alto, delgado, piel pálido-oficina, gabardina negra, me veía fijamente como enojado, raro, no sé si decir que era odio o que era, yo me quedé parado sin poder hacer o decir nada y mi novio me preguntó que qué me sucedía, yo le señalé al chico al que ahora si pudo ver y mi novio caminó hacia él, se la iba a armar de pedo, cuando en eso el chico ya no estaba - míralo, zacatón el wey seguro corrió - me dijo riendo, - vámonos al hotel mejor - le contesté, y al dar la media vuelta ahí estaba nuevamente, mi novio no lo veía, estaba a unos metros y él no lo veía, yo esperaba la reacción de que fuera tras él y nada, en ese momento sabes lo que vives pero no das crédito, pues hace unos instantes mi novio lo había visto e incluso iba a ir tras él y ahora lo tenía casi enfrente y no hacía comentario alguno, nuevamente le pedí ir al seven por alguna cosa, cruzamos la calle, le dije que yo sentía la vibra muy muy pesada en el zócalo, que algo no me gustaba, las calles yo las veía muy obscuras, a este punto yo no sé que tanto era sugestión y que tanto era lo que yo percibía. Al salir del seven salió primero mi novio, luego salí yo, pasó alguien y me atropelló con su hombro, pero fue de esos golpes que te dan muy a propósito, cuando volteé a ver quién había sido, era este chico. Les juro que sentí la famosa bolita que te sube y te baja, ¿ya era mucha coincidencia no? Sólo alcancé a pensar - ¿qué quieres? ¿Quien eres? ¿Me conoces? ¿Quien te mandó? ¿De qué jerarquía eres? ¿Tienes permiso? - y pensando eso caminé rápido con mi novio hacia la esquina del hotel, una vez en la esquina abracé a mi novio y aproveché para ver a todos lados, y no lo vi, el hotel está a unos pasos de la esquina, pedimos la llave de la habitación y subimos. Una vez dentro me relajé un poco, cuando volví a sentir esa taquicardia, esa sensación de que alguien te mira fijamente, ese nervio, como si hubiera tomado dos litros de café negro, me asomé a la ventana, si muy cliché lo sé, y ahí afuera del hotel viendo hacia dónde estaba nuestra habitación estaba este chico, con las manos en los bolsillos y mirando fijamente, mi novio estaba en el baño diciéndome que me tenía que relajar, que no nos pasaría nada, que era yo un paranoico y que él me protegería de todo - valiente novio tengo que no puede ver lo que yo veo - pensé- así menos me va a poder proteger "de todo" - y mientras me decía eso, yo veía al tipo, cuando quise abrir la cortina bien para que cuando se acercara mi novio a verme también lo pudiera ver, en un abrir y cerrar de ojos, ya no estaba. 

Esa noche estuve platicando con mi novio sobre algunas experiencias que había tenido y el poco conocimiento que había ido adquiriendo conforme había teñido experiencias, le conté de mis teorías sobre los demonios y seres "en otras frecuencias", solamente me dijo "estás medio loco, ya no me cuentes eso que me da miedo lo que me dices, suenas como alguien loco" y con esa frase me calló la boca y no volví a decirle nada, esa noche no pude dormir hasta que literalmente salió el sol. 

Mi novio cayó rendido y roncaba, yo solo intentaba relajarme para poder pasar desapercibido pues empecé a notar el ambiente muy muy pesado, no sé precisar qué era, pero conforme comencé a realizar unos ejercicios para minimizar mi presencia, sentí como aquellas presencias o entes dejaban de acosar la habitación del hotel, mi novio que se despertaba con cualquier movimiento o ruido estaba como un tronco, pude haber tenido un rave ahí adentro y él ni en cuenta. Saqué una libreta y dibujé un sello y lo puse en la ventana a la calle, puse otro sobre el espejo y otro en la puerta de la habitación y literalmente cuando terminé de ponerlos me comenzó a dar sueño y vi que comenzaba a entrar la luz por entre la cortina y me dormí. Mi novio me despertó un par de horas después y me dijo que la noche anterior había estado actuando raro, que le di miedo porque hablaba de un chico que nos perseguía, le dije que incluso él lo había visto y que lo quería ir a golpear y me dijo que cómo sabía yo eso, que eso era lo que había soñado. ¡Plop! Mi novio recordaba todo eso como un sueño y solo me dijo que recordaba que salimos del metro, llegamos al zócalo y que de ahí yo estaba muy raro, que lo hice ir al seven dos veces y que de ahí fuimos al hotel. Le conté mi versión y solo se molestó y no quiso hablar más del tema ese día. Dijo que él no quería saber de esas cosas y que no quería ver nada. 

No recuerdo bien la fecha pero era por ahí de finales de octubre. Seguramente los que viven en el D.F. Ya de años podrán ubicar que evento fue y el año. Yo como les digo no recuerdo bien pero esa experiencia no la olvido. 

Saludos

viernes, 11 de mayo de 2018

▷Las Brujas de Ixtlahuaca

Benjamín decide ir solo, no iba a esperar a que alguien lo quisiera acompañar, se encamina hacia el panteón, y comienza a escuchar sonidos, sonidos húmedos, sonidos de gruñidos mezclados con goteo. Se acerca curioso hasta la parte de dónde venían esos sonidos, la luz de la luna era clara, radiante, y bajo de ella, se asomaba la figura de una mujer sentada, desnuda, con las piernas abiertas, ¡Era Rosario! El espectáculo no podía ser más aterrador, ¡Rosario! Le gritó Benjamín, ¿qué haz hecho mujer?, no podía con su asombro y con su horror, Rosario había parido, y con hambre descomunal, devoraba poco a poco a su hija Esperanza. Benjamín sin poder más con aquella escena, sufre un desmayo, convulsiona, convulsiona y nadie lo escucha para ayudarlo. Rosario, con la vista fija hacia el cuerpo de Benjamín, sonríe levemente y piensa para sí. Más comida.Corría el año de 1965, en una ranchería cercana a Ixtlahuaca en el Estado de México, la cual ni nombre tenía de tan oculta y desconocida, apenas algunas casas de adobe se comenzaban a levantar, no había luz eléctrica ni agua potable, un camino de terracería que prácticamente desaparecía con la oscuridad de la noche, nadie se atrevía a entrar a esos parajes en cuanto anochecía, ya que era muy fácil perderse tomando veredas equivocadas que conducían hacia las milpas.

Rosario y Benjamín llegaron a vivir ahí recién se casaron, les habían dejado algunas parcelas para cosechar y podían comenzar a cultivarlas y poder hacerse de sus cosas. Rosario, una mujer jóven de apenas 17 años, era callada, tal vez eso era lo que le había enamorado a Benjamín, esa recatada mirada, llena de melancolía hacía que latiera el corazón del también joven muchacho.

Pasó el tiempo y no tardaron en embarazarse, Rosario comenzó a tener una alegría inusual, cantaba mientras hacía sus tortillas sentada frente a su gran comal, donde también hervían sus ollas de barro que contenían la comida que saciaría el hambre del cansado Benjamín. Se respiraba otro ambiente de alegría y paz, pero no todo era así, al caer las 6 de la tarde, los grillos comenzaban a cantar y el silencio se hacía más pesado. 

Rosario le había pedido a Benjamín que pusiera ventanas de madera, porque escuchaba a lo lejos algunos chillidos que pensaba eran de algún animal y eso la atemorizaba, Benjamín así lo hizo, solo dejó unos pequeños agujeros en medio de las ventanas para poder ver hacia afuera en caso de necesitarlo.

Llegó la hora del nacimiento, llamaron a la partera para que asistiera a Rosario, y así lo hizo. Por fin nació el pequeño Vicente, pero al contrario de lo que esperaban, no lloró, el bebé abrió inmediato sus grandes ojos parecidos a los de la madre, y no emitió ningún sonido, aún así, fue la alegría de ambos y el orgullo de él por ser varón.

Pronto las pocas vecinas que tenían, fueron a conocer al pequeño Vicente, todas admiradas de que fuera tan calladito. 
Rutila, la vecina más vieja, advirtió a Rosario que mientras no lo bautizara, pusiera unas tijeras abiertas debajo de la almohada del pequeño Vicente, o un par de chiles pasillas en cruz, ya que corría el riesgo de que las brujas, atraídas por su inocencia, vinieran a chuparle el alma y el niño moriría. Todas le contaron su experiencia de que al caer la noche, los chillidos que se escuchaban, provenían de unas pequeñas bolas de fuego que se alzaban enmedio de la oscuridad. Eran las brujas buscando almas, hambrientas y enfurecidas al no encontrar nada que las alimentara.

Rosario no comentó nada, su silencio habitual se hizo presente, Rutila pensó para si -Advertida estás.
Una mañana, Rosario despertó a Benjamín enmedio de gritos, Vicente, el pequeño Vicente ya no estaba en su montón de cobijas que le servían de cama, Benjamín enloqueció, abrió la puerta que atrancaban por dentro de la casa, no se explicaba cómo pudieron haber entrado. Las ventanas de madera estaban perfectamente cerradas y sin signos de haber sido abiertas.
Benjamín buscó y buscó, preguntó con las vecinas y ninguna le supo dar razón. Rosario estaba inconsolable, su mirada perdida, sus ganas de vivir se fueron. Así pasaron las semanas y ni rastro del pequeño Vicente. 

Ambos tuvieron que regresar a su vida cotidiana sin poder superar la desaparición de Vicente, pasaron muchos meses, y la herida comenzaba a sanar. Una mañana de verano, Rosario le da la noticia a Vicente ¡Iban a tener otro bebé! Una mezcla de sabor agridulce los invadió, habían perdido uno, pero tenían la esperanza de otro. 

En esta ocasión Benjamín extremó precauciones, pocas veces la dejaba sola, mandó a traer a su hermana Tomasa para que fuera a cuidar a Rosario. Cualquier esfuerzo valía la pena, pasaron los meses y estaban a días de que naciera la pequeña Esperanza, así la nombrarían ya que fue lo que les trajo nuevamente a su vida. Aún con el dolor de la pérdida de Vicente, pero con la alegría de un nuevo comienzo. 

Una tarde, Tomasa le explicó a Benjamín, que no podía quedarse más tiempo, tenía cosas qué hacer y esa noche no la pasaría con ellos. Benjamín lo entendió y la acompañó a la terminal de autobuses para que se fuera, dejó encerrada a Rosario para que nadie pudiera hacerle daño en su ausencia. 

Benjamín regresa a su casa, atareado por la caída de la noche, apenas y alcanzaba a ver el camino de terracería, si no fuera porque se lo sabía de memoria, se hubiera perdido. Toca la puerta para que Rosario le abra, no encuentra respuesta, se empieza a impacientar, toca más fuerte, nadie responde. Corre a buscar ayuda a la casa más cercana ubicada a medio kilómetro de la suya. Regresa con Felipe y su hijo Santiago, ambos logran derribar la puerta que se encontraba atrancada por dentro. No hay nadie, la casa apenas iluminada por una vela, ni rastros de Rosario...

Arman un grupo de gente que se une a la búsqueda, todos gritan ¡Rosario! ¡Rosario!, y ninguna respuesta.
Solo faltaba buscar en el panteón del poblado más cercano, pero Benjamín se decía a sí mismo: "- Es imposible que Rosario pudiera caminar tanto con el peso del estómago de casi 9 meses", casi se da por vencido, pero un extraño presentimiento lo invade. Le dice a Felipe que lo acompañe, Felipe algo temeroso, lo anima a que sigan la búsqueda en la mañana, al menos con la luz del día, Benjamín se resiste, la luz de la luna parece ser su cómplice, ya que al despejarse y asomarse radiante, al menos deja ver un poco dentro de la oscuridad de la noche. 

lunes, 7 de mayo de 2018

▷Episodios mas debastadores de la historia

La humanidad ha sido testigo (y causante) de múltiples eventos que causaron una infinidad de muertes horribles y devastación generalizada. En la lista que sigue a continuación se excluyeron las catástrofes naturales y se dejaron únicamente los eventos provocados por los hombres – eventos que no tenían ni los más mínimos motivos para ocurrir.


La gran hambruna en China.



Al periodo comprendido entre 1958 y 1961 se le conoce como “El Gran Salto Adelante” – una lección sombría de lo que puede suceder cuando un gobierno intenta cambiar a un país de una forma acelerada.

[​IMG]



Aunque las condiciones climáticas llevaron hambre a los chinos, este desastre en el que murieron 43 millones de personas también puede verse como una consecuencia de los intentos del gobierno por llevar rápidamente al país de una economía basada en la agricultura a una sociedad comunista moderna.

Los campesinos chinos describieron este lapso como los tres años más amargos en la historia de China. Varias décadas después, la economía china se convirtió en la más grande del mundo, pero pagaron un precio muy alto para llegar hasta allí.


Crímenes soviéticos.



Este es otro ejemplo de la catástrofe que se desata en un país cuando una enorme población intenta cambiar su condición económica y social en un corto periodo de tiempo. Bajo la Unión Soviética, de 1917 a 1953, millones de ciudadanos rusos murieron a causa de las guerras, el hambre, los reasentamientos forzados y otros crimines. La estimación más optimista es de impresionantes 49 millones de muertes.

[​IMG]

Con Joseph Stalin al mando, la Unión Soviética jugó un papel primordial en la derrota de la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial y pasó a alcanzar un estatus de superpotencia, tras una acelerada industrialización y mejorías en las condiciones sociales del pueblo soviético. Pese a este progreso, el régimen de Stalin también se vio marcado por las constantes violaciones a los derechos humanos, las masacres, las purgas y ejecuciones extrajudiciales de miles de personas.


Conquistas mongólicas.



Si hay un hombre que pudo haber tenido más sangre en sus manos que cualquier otro personaje en la historia, ese hombre es Gengis Kan. Bajo el liderazgo de Kan (y sus sucesores tras su muerte), el Imperio Mongol se convirtió en el más grande imperio terrestre que el mundo ha visto. En su máximo esplendor llegó adominar el 16% del planeta Tierra.

[​IMG]

El ejército mongol devastó Asia, eliminando a sus rivales con gran ferocidad durante casi dos siglos. Se estima que unas 60 millones de personas murieron en este episodio, un número que pudo haber sido mucho más grande si los mongoles hubieran continuado con su avance al oeste, sobre Europa.

Pese a toda esa matanza, el dominio Mongol no fue del todo malo. El régimen estuvo marcado por la tolerancia religiosa, así como por los incentivos fiscales destinados a los pobres.



Primera Guerra Mundial.



Aunque muchas guerras se hayan aproximado bastante, la Gran Guerra se considera la primera guerra verdaderamente global. Las causas de este conflicto son muy variadas y hasta complicadas, pero basta con decir que, en 1914, cuando los diversos imperios de Europa comenzaron a parecer demasiado grandes unos frente a otros, decidieron formar dos grandes alianzas y luchar a muerte por el dominio total.

[​IMG]

Así, Europa quedó dividida y arrastró al resto del mundo a esta cloaca de codicia, muerte y destrucción. Las tácticas de guerra empleadas fueron, por así decirlo, absurdamente obsoletas. Muchas veces se condenaba a los jóvenes soldados a caminar muy lentamente en dirección a los disparos de ametralladora del adversario.

Cuando la guerra terminó, en 1918, Europa y el mundo comenzaron el recuento de muchas vidas perdidas, el número de muertos se estimó en 65 millones. La mayoría estuvo de acuerdo en que esto no podía volver a suceder. Hasta que…


Segunda Guerra Mundial.



Tras darnos un merecido descanso después de luchar durante algunos años, la “guerra total” estalló nuevamente en el año de 1939. Dos frentes se habían dividido nuevamente en vastas fuerzas, y se hacían llamar “Aliados” y el “Eje”. Durante una corta pausa antes de la guerra, cada país decidió construir algunas nuevas máquinas para matar personas que arrojaron sobre el cielo y el mar.

[​IMG]

También se vio el desarrollo de vehículos más eficientes sobre tierra, así como el reinado de las armas automáticas. Y como si esto no fuera ya lo suficientemente loco, cierto país (llamado Estados Unidos) decidió construir una gran bomba atómica.

Eventualmente los “Aliados” se levantaron con la victoria, pese a que el 85% de las muertes haya sido de su lado, con la Unión Soviética y China contando el mayor número de víctimas. Un devastador número de muertes también se produjo fuera de la zona de combate, mismo que puede ser atribuido a los crímenes de guerra. El número estimado es de 72 millones de muertos.


La colonización europea de las Américas.



Cuando Cristóbal Colón, John Cabot y otros exploradores descubrieron un nuevo continente en el siglo XV, estas tierras nuevas les sonreían en lo que parecía ser la aurora de una nueva era. Los europeos aventureros habían descubierto un paraíso al que podían llamar hogar. Sin embargo, había un problema: estas tierras ya estaban pobladas.

[​IMG]

Los indios, que eran legítimos dueños de estas tierras, fueron víctimas de masacres a lo largo de los siglos posteriores. Los exploradores europeos desembarcaron, además de enfermedades y plagas, sus ejércitos bien armados para aniquilar a nuestros ancestros.

Aunque la guerra y el proceso de invasión fueron responsables por una buena parte de las víctimas, la falta de inmunidad a enfermedades desconocidas terminó cobrándose el mayor número de muertes.

Algunas estimaciones sugieren que un 80% de la población nativa de las Américas pereció como resultado del contacto con los europeos. Ese porcentaje equivale a increíbles 100 millones de personas.

viernes, 1 de diciembre de 2017

▷10 Y mas cosas raras en el mundo


10. Morir de risa 

Alex Mitchell, un albañil de 50 años de edad de King's Lynn, Inglaterra, literalmente se murió de risa mientra miraba un episodio de la serie The Goodies. Después de veinticinco minutos de risa continuada, Mitchell finalmente se derrumbo en el sofá y murió como consecuencia de un ataque cardíaco. Su viuda le envió después una carta a los Goodies agradeciéndoles por haber hecho que los últimos momentos de vida de Mitchell hubieran sido tan agradables.

9. Podes tener una ereccion ya muerto.

Una erección ocurre cuando el individuo fallece verticalmente o panza abajo, y el cadáver permanece en esa posición. En vida el corazón bombea la sangre, lo que hace que se
distribuya uniformemente entre todos los vasos sanguíneos del cuerpo humano. Una vez que el mecanismo deja de funcionar sólo la fuerza de gravedad actúa sobre la sangre.

8. El “tomaco” (mitad tomate, mitad tabaco) existió.



El “tomaco” fue en un principio una fruta híbrida ficticia aparecida en un episodio de 1999 de los Simpsons. El método usado para crear el “tomaco” en dicho espacio era ficticio.


Pero el “tomaco” se hizo realidad cuando, supuestamente, fue producido en 2003. Inspirado por los Simpsons, Rob Baur, consiguió injertar sobre las raíces de una planta de tabaco una planta de tomate. Teóricamente es posible debido a que ambas plantas vienen de la misma familia.

7. La mentira de la radio.(Ovnis)

El 30 de octubre de 1938 los estadounidenses aprendieron a la fuerza el poder que podían ejercer los medios de comunicación de masas. El culpable fue un actor entonces semidesconocido, Orson Welles. Su dramatización de 'La guerra de los mundos', que llega ahora a los cines, además de provocar el pánico de miles de personas, cambió para siempre la historia de la radio.

En cuestión de minutos, los marcianos 'llegaron' a la Tierra, concretamente a la localidad de Grovers Mill, en el estado de New Jersey, que fue elegida por Orson Welles y el otro guionista del programa, Howard Koch, con un método muy poco científico: apuntando sin mirar con un bolígrafo a un mapa.

Que comenzara a cundir el pánico entre la población fue cuestión de minutos, y el miedo se propagó con mayor intensidad según los 'boletines' de la radio se iban haciendo más preocupantes y los marcianos comenzaban su avance imparable y sangriento hacia Nueva York.

La gente comenzó a salir a la calle, presa del pánico. Miles de personas colapsaron las centralitas de la policía, y fueron centenares los que corrieron a buscar armas y esconderse en sótanos y túneles. Hubo incluso quienes acudieron a comisarías de policía con toallas húmedas en la cara para protegerse del 'gas venenoso' con el que atacaban los marcianos.

Tras el pánico, las autoridades estadounidenses reaccionaron enfurecidas, aunque en realidad la cadena de radio que emitió el programa no había vulnerado ninguna ley.


6.Comerse los mocos es saludable.

Un neumólogo austriaco aseguró que los niños que se meten el dedo en la nariz y además se comen los mocos, tendrán una vida más sana y saludable.

Meterse el dedo en la nariz siempre ha sido considerado como un acto de muy mal gusto y falta de educación, pero si además se ingiere la “guaca encontrada”, la actividad dactilar se convierte en algo que resulta desagradable ante los ojos de la sociedad actual.

5.Los perros pueden hablar.

¿Has visto que los perros pueden hablar? Intentalo con el tuyo!

4. Lamerse el codo.

Una vez vi una publicidad de Discovery Channel (o era Nat Geo?) que decía que era imposible lamer tu propio codo… y que el 75% de los que veían la publicidad intentaban lamer sus propios codos inmediatamente.

Obviamente, hacer esto no es tan imposible para algunos. Se rumorea que los Records de Guinness reciben 5 pedidos diarios de gente que piensa que es especial solo por lamerse los codos.

3. El cuack del pato.

El "cuack" de un pato, no produce eco. Y nadie sabe porqué.

2. Tu mano puede tener vida propia


El síndrome de la mano extraña o síndrome de la mano ajena (tal y como aparece en películas como “¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú” o “El diablo metió la mano“) es un desorden mental raro en el cual una de las manos de quien lo padece parece adquirir vida propia. El síndrome es más común en casos de personas las cuales han tenido una cirugía de separación de hemisferios cerebrales, un procedimiento usado en ocasiones para relajar los síntomas de casos extremos de epilepsia. También ocurre en algunos otros casos de cirugía cerebral, golpes cerebrales o infecciones.

1.Un arma puede hacerte gay.

Un arma que puede hacerte gay. La tenían, cómo no, los americanos, y puede conducir a un comportamiento homosexual. Aquí se preguntan si es así como capturaron a Sadam .



21 cosas que debes saber antes de morir

1- El nombre compleo del pato Donald es:
DONALD FAUNTLEROY DUCK.
2- En 1997, las líneas aéreas americanas se ahorraron 40.000 dólares con solo eliminar una aceituna de cada ensalada.
3- Una jirafa puede limpiar sus propias orejas con la lengua. Y es el único mamífero que no emite sonido.
4- Millones de árboles son plantados accidentalmente por ardillas que entierran nueces y no se acuerdan donde las escondieron.
5- Comerse una manzana es más eficaz que tomarse un café para mantenerse despierto.
6- Las hormigas se desperezan por la mañana cuando se despiertan.
7- Los cepillos de dientes de color azul son mas usados que los de color rojo.
8- Nadie es capaz de lamerse el propio codo, es imposible tocarlo con la lengua.
9- Solo hay un alimento que no se deteriora: La Miel.
10- Los delfines duermen con un ojo abierto.
11- Un tercio de todo el helado vendido en el mundo, es de Vainilla.
12- Las uñas de las manos crecen aproximadamente cuatro veces más que las del pie.
13- El ojo de un avestruz es mayor que su cerebro.
14- Los zurdos son más inteligentes que los diestros.
15- El músculo mas potente del cuerpo humano el la lengua.
16- Es imposible estornudar con los ojos abiertos.
17- La "J" es la única letra que no aparece en la tabla periódica de los elementos.
18- Una sola gota de aceite de motor hace que 25 litros de agua dejen de ser apropiados para el consumo humano.
19- Los chimpancés y los delfines son los únicos animales, junto con el hombre, capaces de reconocerse frente al espejo.
20- Reír durante el día, hace que se duerma mejor por la noche.
21- Aproximadamente el 70% (si no el 100%...) de las personas que leen este mensaje, intentaron lamer su codo!!! (...increíble!!!).
Si te sonreíste, enhorabuena.