lunes, 2 de mayo de 2016

La Casa Embrujada 6ta parte

Aquí la sexta, espero terminar en esta.

El padre camino hacia las escaleras, bajo por ellas hasta quedar al pie de las mismas, nos veía, sus ojos seguían nuestros movimientos, la cámara de arriba capto de nuevo a la mujer sin labios, la aparición del señor se torno inquieta, trataba de decir algo, pero no se escuchaba nada, pero su cara nos decía algo, la mujer bajaba, no el terror nos invadió la mujer ya esta visible en las escaleras, el pastor comenzó a leer otro salmo, pero la mujer seguía bajando las escaleras, el terror nos invadió, decidimos no quedarnos a averiguar si el salmo estaba surgiendo efecto, y corrimos hacia la cocina, que tenía una puerta que conectaba a la cochera, al mismo tiempo esa conectaba por un pasillo largo al jardín trasero, estábamos afuera, y sin pensarlo encerrados. Un grito de dolor terrible se escucho desde adentro de la casa, un compañero que estuvo en con nosotros en el caso de la casa de Coyoacán recordó que lo que había ahí no nos pudo atacar cuando el símbolo del ojo que todo lo ve estaba presente. Tomamos unas varas y en una zona en donde no había pasto comenzamos a dibujar el circulo, dentro el triangulo y en medio el ojo. Mientras yo hacia el triangulo, otro compañero estaba pintando el ojo, pero de pronto parecía que se estaba ahogando, no podía respirar, estaba inmóvil, cuando volteamos a la puerta que conecta el jardín con la sala, ahí estaba esa mujer, nos veía, atreves del pelo podíamos sentir su mirada, otro compañero reacciono rápidamente, y termino de pintar el ojo, la mujer retrocedió, y el compañero recobro la respiración. Por el momento parecía que estábamos a salvo.

Tornamos nuestra vista a la ventana del segundo piso, que carajos era eso, estaba la cara de un hombre desfigurado, como quemado, la piel le colgaba, y uno de sus labios parecía leporino, estaba levantado mostrando unos colmillos algo largos, nos veía, y veíamos como su respiración empañaba la ventana, cuando termino de empañarla, un calavera, como la que traen los frascos que son venenosos. Por el momento nos colocamos en el circulo, podíamos ver a la mujer en la sala, le daba vueltas al comedor y a la sala, una y otra vez, cuando pasaba por la puerta al jardín se detenía y volteaba a vernos, y seguía con su ronda. Realmente la inteligencia nos había desbordado ese día, sabíamos más o menos a lo que enfrentábamos y decidimos entrar sin protección alguna, solo algunos traína cruces colgando, yo algunas estampillas de la virgen etc, pero solo el pastor traía varios colguijes. Tomamos la cinta de aislar y amarramos algunas ramas en forma de cruz, la tomamos en la mano derecha, el pastor las bendijo, y caminamos hacia la sala, con ella al frente, mientras el pastor leía un salmo. La mujer comenzó a retroceder, pero justo antes de entrar a la casa, un gruñido terrible nos hizo frenarnos, por suerte, pues la ventana en donde estaba el hombre desfigurado se rompió y varios pedazos de cristal muy grandes cayeron con punta hacia abajo justo frente a nosotros. Entramos a la casa, la mujer estaba en el segundo piso, hacia rondas alrededor de los cuartos, y las escaleras. Tomamos el un gis del kit químico, y dibujamos el ojo en la sala en donde teníamos los aparatos. En cuanto terminamos el dibujo desde arriba se escucho con una voz muy muy ronca, BASTA!! Seguido de un aire muy frio, que recorrió toda nuestra espalda.

Después de estos eventos, concordamos que no podían dañarnos, no directamente, no podían llegar y atacarnos de frente, solo hacer que cosas a nuestro alrededor nos lastimaran (algo que después nos dejo en claro era falso…) La idea era tratar de hacer una bendición a la casa, para salir, no nos interesaba que fuera a pasar con esa casa, nosotros queríamos olvidarla. Comenzamos con la sala, el pastor inicio la lectura de salmos sin embargo desde arriba los gruñidos no paraban, la mujer comenzó a caminar más rápido arriba, de pronto las cámaras no podían captarla, y ahí estaba, frente a nosotros, respiraba muy fuerte, ronco, grito de una forma muy ronca, abrió la boca y comenzó a caminar hacia nosotros, retrocedíamos mientras ella caminaba hacia nosotros, el pastor al contrario camino hacia ella, podíamos sentir un olor fétido, mientras leía el salmo, la mujer desapareció y repentinamente, ya estaba arriba otra vez. Excelente, la repelimos, podemos con esto (oooo pero que error más grande el creer que ya podíamos con eso…) vimos las cámaras, y del cuarto del padre salió el hombre vestido de negro, tomo a la mujer del cuello, y le dio un puñetazo, la mujer desapareció instantáneamente. El hombre bajo las escaleras, se paro frente a nosotros mientras reía, el padre camino hacia el, leyendo un salmo, justo frente a el, el sujeto le aventó una cachetada, tan tremenda, que con esa sola tuvo para caer. Okay…. Si nos puede lastimar, ahem… corran…!! Tomamos al pastor como pudimos y corrimos no sé por qué, no sé cómo, pero corrimos al segundo piso, cuando nos dimos cuenta estábamos en la habitación de la abuela, y una vez más el miedo nos había encerrado, el sujeto subió las escaleras, y caminó hacia el cuarto, pero justo antes de entrar la puerta se cerro. El sujeto gruño y grito, “AUN NO ENTIENDEN!!!” estábamos mal, la adrenalina ya era demasiada. Pero volteamos y en la esquina del cuarto, estaba la abuela, lloraba sangre. Escuchamos un susurro, “si las luces se apagan, su luz se apagara” me sentí mareado, perdí el conocimiento.


Abrí los ojos estaba en el cuarto pero no había nadie, podía ver a la anciana escribiendo en su diario, lo cerro se levanto, y camino hacia la cocina, no podía controlar mis movimientos, simplemente la seguía podía escuchar sus pensamientos, estaba preocupada, como saldrían de esa situación pensaba, mientras cocinaba recordó su diario y subimos, lo tomo bajamos, apago la estufa, y salió, pero yo no pude salir, me quede en la puerta plasmado, si saber que hacer, la desesperación me invadía. La puerta se abrió de nuevo la abuela entró camine tras ella, en la sala estaba la familia, y el hombre de negro. Las imágenes fueron demasiadas, ella bajo la cabeza y corrió a la cocina, el hijo le grito, prepara la comida madre, esto terminara hoy. La abuela encendió la estufa y dejo calentando lo que ya había hecho, mientras escribía en su diario, toda la familia corrió al segundo piso, la abuela vio venir al hombre de negro, la tomo del cuello y la azoto contra su libro, la levanto y mientras la empujaba hacia la estufa la golpeaba en la espalda, podía sentir el dolor, y justo antes de que el hombre empujara su cara contra la estufa deje salir un grito terrible. 
Desperté en el cuarto, no era el único sin conocimiento, me compañeros me ayudaron a levantar, me sentí agitado, débil, estaba llorando, vi, con mis propios ojos, los últimos momentos de la abuela, cuando volteé a verla, tenía una sonrisa. Otros cuatro compañeros despertaron, todos habían vivido las ultimas horas de cada integrante. Uno de los compañeros no reaccionaba, temblaba mucho, la puerta se abrió de un golpe, el sujeto ya no estaba, pero ahí estaba el padre en la bajada de las escaleras. El pastor nos dijo que si queríamos salir, era ahora, que en sus visión, pudo observar como Cristo los había perdonado. Salimos, pero todo estaba mal, la casa olía a quemado, y las paredes parecían que habían sido quemadas con un soplete, toda la pintura colgaba, tomamos al colega que no reaccionaba y mientras bajamos, no encontramos con la madre, estaba parada en la base de las escaleras, llegamos a la puerta y para nuestra relajación, se abrió. Justo cuando salimos, todos corriendo, la puerta se cerro de nuevo. Cuando salimos lo primero que pedíamos era que nos sacaran de ahí, estuvimos unos días en el hospital antes de rendir declaración, por supuesto el caso quedo sin resolver, pues cuando recuperaron el equipo, lo único que las cámaras grabaron fueron sombras, lo que si se quedo grabado, fueron los mensajes que recibimos por teléfono. A los pocos días la iglesia católica ingreso al lugar, el cual estaba como si nada, pero no podían acceder al cuarto de los papas. A la fecha no se qué paso con esa casa, nunca tuve la intriga de averiguar que sucedió, pero les puedo decir que algunos de nosotros requerimos algunas sesiones con el psiquiatra para olvidar ese transporte que tuvimos, que hasta la fecha no podemos explicar, recuerdos de alguien? Vivimos el pasado? Y era en verdad un demonio mayor Belcebú, el que estaba dentro de esa casa? Muchas dudas nos quedaron, pero pocas ganas de resolverlas. En muchos periódicos amarillista salió el caso como la agencia lo dio a conocer, un homicidio, al poco tiempo dieron a conocer a un supuesto culpable, para cerrar el caso de la prensa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta pagina!