viernes, 4 de marzo de 2016

LAS PIEDRAS MÁGICAS


La leyenda que les narraré a continuación, tuvo lugar en la población de Monteverde Tlaxiaco Oaxaca. 
Según cuentan las personas, en los días de mayo, hay personas que ven un resplandor en el cerro, como le sucedió a Juan Pares Pérez, cuando en una noche, vio un resplandor en el cerro y el pensó de que se estaba quemando algo y no le tomó importancia hasta que, cuando observó que, ese resplandor era de color azulado, entonces razonó que cuando se quema algo es de color amarillo, por tal motivo Juan quiso ir a cerciorarse de lo que ocurría, pero recordó que las personas decían que si se ve ese resplandor, que no fueran sin nada en la mano, sino que llevaran algo de herramientas como palas, picos o barretas, ya que eso era oro o dinero y que el que lo veía era hombre de suerte, ya que pocos tenían esa fortuna. 

Entonces Juan regreso a su casa a buscar algo de herramienta, pero su esposa le preguntó que para que quería esa herramienta si ya era de noche, y ya no se veía nada para trabajar. Él le dijo que se lo iba a prestar a su compadre Francisco, porque en la mañana lo iba a ocupar para ir a sembrar un árbol que le habían regalado, entones su esposa no preguntó más y Juan salió en busca del resplandor, para ver qué es lo que había en ese lugar, caminó por un sendero que lo conducía casi a ese lugar donde se veía es resplandor , 

Durante su caminata, veía muchos animales en el camino que el desconocía y que supuestamente ya habían desaparecido en ese lugar, y que ya se habían ido a la comunidad de Atatlauca por falta de alimento, entonces le entró un poco de miedo, porque entre más se acercaba al resplandor se oscurecía más y más, hasta que se puso todo se tornó obscuro y no se distinguía el camino, pero si podía ver cada vez más cerca el resplandor. 

Al llegar al lugar donde brotaba el resplandor, pudo ver un montículo de piedras, que era de donde salía el resplandor, empezó a escarbar hasta que topó con un muerto, pero no hizo caso y siguió escarbando, hasta encontrar una olla de oro, la sacó de inmediato para llevársela a su casa, pero en el transcurso de regreso, veía que el oro de la olla se iba desapareciendo paulatinamente, y cuando llegó a su casa ya no vio el oro, en su lugar solo había tierra. Su esposa le `preguntó que hacía con esa tierra y él le dijo de que era oro, pero su esposa le dijo que viera bien, porque lo que traía no era oro sino tierra, entones al ver bien lo que traía él se sorprendió, en lugar del oro era tan solo tierra. 

Al amanecer Juan le comentó a sus familiares lo que había pasado esa noche anterior, su Tío Pablo le comentó, que eso lo que habían visto pocas personas y que a él le había pasado, pero el siguió todo los procedimientos; primeramente, quien lo viera no se lo debería a comentar a nadie, hasta que fuera a desenterrarlo, posteriormente, después debería ir a su casa por una pala, o algo para desenterrarlo. Luego, ya teniendo su herramienta, fuera con fe y no con temor de lo que iba a encontrar, después que se apurara a llegar al lugar porque después de que cantara el gallo, alrededor de la una de la mañana, las piedras y el resplandor desaparecerían, al excavar, en el lugar se iba a encontrar con un cadáver y que se le debería hacer una oración, para que no le hiciera mal alguno y le dejara excavar. Ya desenterrada la fortuna, de nuevo volver a cerrar el lugar. Si tú cumpliste con todo esto tendrás esa riqueza pero si no, serás victima de la brujería que puede acabar con tu vida. Y días después, Juan se enfermó de gravedad y murió en consecuencia. 

Se dice que esta leyenda es cierta y que pocas personas lo ven, pero también que pocas personas regresan o sobreviven del lugar

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta pagina!