lunes, 29 de febrero de 2016

Patas de Cabra

Este relato nos lo compartió el Padre G. Exorcista calificado...

Cuenta el padre que lo mandaron llamar pues había problemas con una familia adinerada pues su hijo se comportaba de una manera extraña, se ponía bien mal cuando tomaba (quien no), y pues los padres querían que lo bendiciera haber si así se componía o de perdida hablara con el.

El padre llega a casa de esta familia y cuenta que como la pelicula del exorcista mucha neblina y sentía ñañaras de las feas dice la vibra aquí está muy de la verga, lo reciben los papás y le cuentan que desde que su hijo anda con una chica gitana se comporta así, toma mucho y cuando se pone hasta el culo empieza a tener ataques como de posesión. El padre oye y analiza todo lo que le platican para ver que rezos invocar de su libro (que parece folleto de la tienda telmex), lo han llevado con doctores pero no le hayan a su mal... en ese instante el hijo entra con su novia de la mano, ella ve al padre y lo ve con desprecio, el padre platica con el joven y le dice que sus papás lo llamaron para hacer oración pero este se reusa.

El padre se retira pues ve que no hay mucho que hacer ahí. A los pocos días le vuelven a marcar pues los episodios de posesión se acentúan, han llegado a tener situaciones de objetos que se mueven y olores fétidos dentro de la casa. El padre en esos días no pudo ir por otros compromisos, les ruega que hagan oración por su hijo. Los papás llaman a los vecinos y juntos hacen oración, poco les duraría el gusto pues el chico presenta un cuadro de transformación al cambiar físicamente sus pies por unas patas de cabra (si oyeron bien y yo también dije no mamar padre que fumó?) los pobres vecinos, en su mayoría viejitas resanteras, salieron corriendo como si hubieran visto al diablo, igual y si, el chico no recuerda nada de ese día y pues se pone peor la cosa pues las posesiones ya no necesitan de su abuso de alcohol para presentarse.

El padre fué una vez mas pero en esta ocasión el chico rechazó la ayuda rotundamente, la novia gitana es la culpable según le decían al padre pues le hizo algún conjuro choncho para que no la dejara pues el pensaba cortar su amorío con ella. Del chico ya no supo mas hasta tiempo después, al parecer al terminar con la chica ya no tuvo posesión y la cosa se tranquilizó.

¿Que les parecio esta historia? Comparte tu opinión con nosotros en los comentarios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta pagina!